Cocinando Almíbar: qué es, cómo se prepara y las mejores recetas

Preparando Almíbar: qué es, cómo se prepara y las mejores recetas para cena.


El almíbar es un líquido dulce que contiene solo dos ingredientes y se utiliza en la repostería con diferentes fines. Os vamos a contar qué es concretamente, de qué forma podéis prepararlo en casa y con qué recetas podéis emplearlo. Vais a ver que es muy sencillo y que, desde este momento, será un imprescindible en vuestro hogar.

Almibar recetas

Almíbar: qué es

El almíbar es un líquido dulce que condensa agua y azúcar que se pone al fuego en un cazo para que se vayan diluyendo. Es una preparación que se usa mucho en repostería con distintos fines.

Puedes emplear el almíbar al instante o puedes guardarlo en envases para usarlo con posterioridad. Algunos usos que se le suelen dar con más frecuencia son: dar mayor jugosidad a los bizcochos, conservar o bien dulcificar alguna fruta, diluir glaseados y mermeladas, en la preparación de helados, bebidas alcohólicas, bombones, tortas, etc.

Sin duda alguna, el almíbar va a ser una de las recetas básicas que tendréis que tener en consideración si os agrada preparar dulces, pero veréis de qué forma es increíblemente sencillo de hacer en casa y no se requieren de más de dos ingredientes.

Almibar que es

Almíbar: cómo se prepara

Sin dudarlo, os podemos decir que el almíbar es una preparación que podéis hacer en casa en muy pocos minutos, de lo sencilla que resulta y, en función del tiempo de cocción como de la cantidad de azúcar podéis lograr un almíbar más o menos denso.

Almíbar casero: Ingredientes

La proporción siempre y en toda circunstancia es el doble de azúcar que de agua, de ahí solo tendréis que ir calculando cuánto almíbar necesitáis. Un ejemplo para una preparación de fruta almibarada:

  • 1 kg de azúcar refinada
  • 500 ml de agua fría

Almíbar casero: preparación

En una sartén o bien un cazo colocamos el azúcar indicada y cubrimos con el agua. Lo ponemos al fuego con una temperatura media, que se vaya haciendo poco a poco.

Si queréis un almíbar líquido (idóneo para bizcochos), en pocos minutos de ebullición ya tendréis la consistencia perfecta pero, si precisáis un almíbar considerablemente más denso se requerirá unos 10 minutos de cocción desde el primer hervor.

Es esencial tomar en consideración que, una vez frío, puede acrecentar su densidad.

Si preferís cocinar con termómetro en mano, estos son los grados del puntos del almíbar:

  • Almíbar – 100º C
  • Hilo flojo – 105º C
  • Hilo fuerte – 107,5º C
  • Burbujas flojas – 112,5º C
  • Burbujas encadenadas – 117,5º C
  • Bolita blanda – 125º C
  • Bolita dura – 135º C
  • Caramelo – 142º C
  • Caramelo fuerte – 147,5º C
  • Color – 155º C

Almíbar: recetas

Como antes os comentábamos, el almíbar se puede utilizar en multitud de recetas y con diferentes fines, puesto que asimismo se emplea para dar brillo a las tartas y lograr que tengan un aspecto mucho más sugerente. Esto es considerablemente más fácil cuando vemos alguna tarta que tiene fruta fresca en la última capa.

Nosotros os dejaremos tres recetas en las que hemos usado el almíbar a fin de que podáis ir practicando y probando el resultado tan estupendo que ofrece ¡veréis qué sencillo es de hacer!

Imagen: clubthermomix

En esta web de cocina encontraras de todo sobre comidas rapidas para niños