Cocinando Bizcocho de limón y queso

Como preparar Bizcocho de limón y queso para doomies.


Este bizcocho de limón y queso es cremoso, esponjoso y de un sabor a cítrico muy agradable. Una forma deliciosa de preparar un bizcocho de limón sin recaer sobre el típico con yogur o bien en comprarlo, os aconsejo ésta versión que es muy simple de hacer.

Tenía muchas ganas de probar un bizcocho de limón y queso mascarpone, conque estuve buscando recetas en la red de redes que me guiaran y di con el weblog Sazono y me lo como, donde viene explicado con perfección el bizcocho que prepararemos.

Los bizcochos caseros son una absoluta maravilla, no hay ni punto de comparación tanto en temas de composición como en textura o bien en sabor. De veras, es realmente sencillo de preparar y no necesitas unas herramientas caras para hacerlo, si has tenido previamente contrariedades, te invitamos a pasar antes por este artículo “Los mejores trucos para tus bizcochos“.

Mi recomendación es que tengáis en casa unas varillas eléctricas porque os va a agilizar la vida, sino las tenéis podéis montar las claras a brazo, como se ha hecho toda la vida, simplemente os llevará más tiempo y esfuerzo ¡pero no es imposible!

Bizcocho de limón y queso: Ingredientes

  • 2 limones
  • 250 gr. de queso mascarpone
  • 4 huevos
  • 80 ml de aceite de oliva suave
  • 150 gr. de azúcar
  • 1 sobre de levadura o 2 sobres de gasificante
  • 1 pìzca de sal
  • 200 gr harina
  • Azúcar tafetán o bien en polvo

Bizcocho de limón y queso: Preparación

Separa las claras de las yemas y pone las primeras en un recipiente metálico alto. Después, móntalas a punto de nieve con las varillas eléctricas o bien a mano (–> para dudas, pinchar acá ¿De qué forma montar claras a punto de nieve?) y reservas.

En otro recipiente bate las yemas con el azúcar, vas a ver cómo empieza a formarse una crema amarilla y tienes que proseguir hasta el momento en que esté absolutamente homogéneo y haya aumentado el volumen de exactamente la misma.

A esta nueva crema hay que incorporarle el queso mascarpone, la ralladura de un limón (sin que vaya nada blanco, pues resultaría demasiado agrio), el jugo de un limón y el aceite de oliva suave (uno fuerte quitaría todo el sabor del limón). Vuelve a batirlo todo hasta que esté bien homogéneo.

Incorporamos a esta mezcla la harina tamizada y el gasificante o la levadura. Nosotros hemos utilizado gasificante pero podéis emplear el que más os guste, con cualquiera de los dos vais a lograr que suba. Remueve con una espátula a fin de que todos y cada uno de los ingredientes queden bien mezclados.

Incorpora poco a poco las claras a puntito de nieve, hay que hacer movimientos envolventes y suaves a fin de que se incorporen a la masa pero sin que pierdan aire.

Vuélcalo sobre el molde que hayas escogido y también intróducelo en el horno anteriormente precalentado a 180º durante treinta minutos aproximadamente. Ya antes de sacarlo, pínchalo para revisar que sale seco y que está bien hecho por la parte interior.

Nada más salir, exprimes un limón y echas unas cucharadas de azúcar en polvo, remueves bien y lo echas por encima a fin de que lo absorba.

Antes de desmoldarlo, déjalo enfriar bien y listo.

Bizcochos: recetas

A continuación, os dejamos otras recetas de bizcochos por si acaso queréis combinar, ver otros sabores o bien otras formas de prepararlos:

En esta web de cocina encontraras de todo sobre cenas rapidas para san valentin