Cocinando Cómo hacer una cata de vino

Saludable Cómo hacer una cata de vino para principiantes.


Hace tiempo que que estuve en Hacienda Zorita aprendiendo sobre vinos, disfrutando de maridajes, catas, una gastronomía sensacional y una compañía inigualable. La verdad es que tenía muchas ganas de escribir este artículo para compartir con vosotros aquellos días y concretamente, cómo se debe hacer una cata de vino.

Antes de empezar a leer, os recomiendo que os iniciéis con este artículo sobre recomendaciones previas a una cata:

Cómo prepararse para una cata de vinos: qué tienes que saber

¿Qué es una cata de vinos?

El primer día que estuvimos en Hacienda zorita tuvimos la enorme fortuna de contar con la experiencia y pasión de Jaime Boville, quien nos enseñó no sólo a probar el vino, si no que nos mostró toda la delicadez que hay tras cada barrica, de cada botella, de cada gota de vino.

Una cata de vinos es la máxima expresión de tres sentidos: visión, olfato y gusto. En palabras de Jaime Boville, “Catar es desvestir el vino“.

No solo es una oración llena de encanto, si no que en esas pocas palabras guarda todo el sentimiento que puede manar un buen vino en el paladar. Catar un vino es descubrir sensaciones, estimular los sentidos y admirar un trabajo que precisa de amor, paciencia y sabiduría.


Un aspecto que debemos de cuidar cuando queremos hacer una cata, es tener la boca preparada pues puede afectar a la distinción de sabores, por esta razón es preferible eludir tomar café previamente, tener precaución con el tipo de comida, etc.

En nuestro paso por Hacienda Zorita pudimos saborear diferentes vinos, mas al día al que deseo hacer referencia probamos cuatro tipos: vino Magister en barrica todavía sin terminar de madurar (cata en rama), vino Vega de la Reina Verdejo (considerado como el mejor vino blanco del planeta), Tempranillo y Syrah. Los tres son una absoluta exquisitez, os lo aseguro.


En nuestro caso, tras probar los vinos en todas y cada una de las fases que os indico ahora, los comparamos entre ellos y después, pudimos descubrir otras nuevas sensaciones catándolos conjuntamente con quesos de Hacienda Zorita. Cuando hagáis vuestras catas caseras tenéis que probarlo.

Fases de una cata

A continuación os explicamos las tres fases de una cata de vinos, qué se debe buscar en cada una de ellas y de qué manera conseguirlo.

Cata de vinos: Fase visual

En esta fase podemos descubrir muchos aspectos del vino que a simple vista podrían pasarnos inadvertidos, simplemente debemos saber dónde y de qué manera mirar:

El primer paso va a ser poner la copa de vino contra un fondo blanco bien iluminado. En este paso tenéis que observar qué tipo de reflejos muestra el vino y para esto, lo único que tenéis que hacer es fijaros en el borde, donde se halla la primera capa de vino con la copa de cristal.


Por poneros un caso de los vinos que probamos, en nuestra cata de vino Magister en barrica, el vino tenía reflejos morados porque era un vino joven mas, Jaime nos aseguraba que poco a poco comenzará a tener tonos amarillentos.

El siguiente paso será poner la copa de vino en el pecho, bajo los ojos para ver la potencia y la estructura del vino en boca. En nuestro caso, el vino Magister era de un color oscuro muy profundo por lo que no se veía nada.


A continuación tenéis que procurar ver lo que llaman la lágrima. Para ello, vamos a mover la copa de vino suavemente en círculos para que se empapen los laterales de la copa y podremos ver si es un vino ligero o espeso conforme la mácula que deje en el cristal. Cuanto más espeso sea el vino quiere decir que hay una mayor concentración de azúcares.

Cata de vinos: Fase olfativa

Antes de explicaros los pasos de esta fase, tenemos que aprender a distinguir cuáles son aromas y qué son los sabores. En boca sólo podemos distinguir salobre, dulce, amargo y ácido. El resto de sensaciones a las que llamamos sabores no lo son, son aromas que identifica la nariz y al estar comunicado con la boca lo confundimos.

Una vez sabido esto, mueve la copa de vino suavemente en círculos durante unos segundos, detente y huele.


En la fase olfativa podemos distinguir tres conjuntos de aromas: aromas primarios que son los frutales, los aromas secundarios que están relacionados con la fermentación y los aromas terciarios de los vinos que pasan por barrica.

En nuestro caso, al encontrarse en barrica primero huele a fruta y a madera, en la botella se fortalecen más los olores afrutados. En el caso del Magister en rama, huele como dulce y torrefacto.


Cuando catamos el vino Vega de la Reina Verdejo, un vino que no pasa por barrica pues se busca que sea fresco, sólo procuramos los 2 primeros tipos de aroma. Pudimos reconocer olores afrutados a piña, olores muy dulces y, tras mover la copa otra vez, descubrimos olores a hierbabuena.

Cata de vinos: Fase gustativa

En boca podemos distinguir si un vino es seco o es dulce en el principio de la lengua, si es ácido lo notaremos en los laterales y si es amargo al final de ésta.

Catar no es lo mismo que degustar, en una cata se toma un pequeño trago para notar cuáles son las sensaciones que genera en boca, qué sabores y aromas son los que nos generan.


El Magister que probamos era un vino sin concluir con lo que aún le falta desbravecerse. El tanino en contacto con la lengua deja una sensación de aspereza y, otra sensación que pudimos apreciar en el paladar es una sensación untosa. Por el contrario, al catar el Vega de la Reina Verdejo apreciamos que es un vino seco, un poco ácido y amargo.

Para terminar con esta fase, ponemos un tanto de vino en la lengua y sorbe un poco de aire, esta acción tiene por nombre retronasal. ¡Debo deciros que no fui capaz de conseguir hacer este paso! Tendré que seguir con las catas hasta conseguirlo.

En esta web de cocina encontraras de todo sobre comidas sanas para san valentin