Cocinando Pizza cuatro quesos casera

Saludable Pizza cuatro quesos casera de forma sencilla.


Si os animáis a hacer mismos la pizza de cuatro quesos en casa, sabed que no os apetecerá adquirirlas jamás más. Mucho más rica, personalizable, más sana y con unos sabores sensacionales. ¡Además de esto es fácil de hacer!

La pizza de 4 quesos la podéis hacer a vuestro gusto, eligiendo los quesos que más os apasionan o bien sencillamente los que tengáis en casa. Eso sí, es esencial que se combinen quesos grasos que funden realmente bien y que prestes atención a los curados, que no se funden tanto.

De esta manera, puedes hacer una pizza cuatro quesos como la que hemos preparado con roquefort, mozzarella, curado y emmental o puedes escoger queso azul, queso de cabra o bien cabrales, edam, queso de tetilla o bien del desposar ¡Infinitas y deliciosas opciones!

A su vez, tenéis diferentes formas de hacer la masa: comprarla hecha, adquirir un preparado de harina de pizza (rápido) o hacer la preparación casera paso a paso

Pizza cuatro quesos casera: Ingredientes

  • Masa casera de pizza o preparado de harina de pizza (ciento veinticinco gr)
  • 60 ml Agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite
  • Una pizca de sal
  • Tomate maduro natural o salsa de tomate
  • Queso roquefort o bien queso azul
  • Queso mozzarella singular para pizzas
  • Queso curado
  • Queso emmental
  • Orégano seco
  • Albahaca fresca

Pizza cuatro quesos casera: Preparación

Como imaginarás, el paso inicial consiste en preparar la masa de la pizza. En nuestro caso, siguiendo las instrucciones, se echa la harina en un recipiente junto con la pizca de sal, después el aceite y el agua tibia poquito a poco, removiendo con una espátula a fin de que se integren bien los ingredientes.

Finalmente, en el momento en que están todos integrados, se vuelca la semi masa sobre una superficie seca y se empieza a amasar. No tiene que quedar pegajosa ni exageradamente seca, más bien una masa flexible. Se hace una bola, se coloca en el recipiente y se tapa con un trapo a lo largo de unos 25 minutos para que aumente de tamaño.

Pasado este tiempo, se enciende el horno y se extiende la masa sobre papel vegetal o papel de horno anteriormente aceitado con un tanto de aceite.

Si echarás salsa de tomate será el primer paso, echando unas cucharadas sobre la masa y cubriéndola. Si no, nosotros hemos echado un poco de queso rallado y encima el tomate natural cortado en cubos, un poco de sal y pimienta por encima y proseguimos.

Hemos ido añadiendo el resto del queso azul, el curado en dados (no va a derretirse completamente, por lo que queda una textura diferente a todos los demás) y la mozzarella para pizza en rodajas.

Introduce en el horno durante 10 minutos a una temperatura de doscientos veinte grados. Antes de sacarla del horno, si introduces un cuchillo por debajo de la pizza y la levantas, vas a ver que puede subir de manera perfecta, con lo que está hecha.

Las hojas de albaca fresca las hemos puesto al sacarla y puedes añadirle un tanto de aceite especiado con guindilla y/o ajo si quieres darle un último toque picante.

Otras recetas que pueden interesarte son:

En esta web de cocina encontraras de todo sobre comidas sanas para niños