Cocinando Queso parmesano: origen y mejores recetas

Plato de Queso parmesano: origen y mejores recetas sin complicaciones.


Este queso italiano es de los quesos más complejos por su sabor y olor, por las características esenciales que tiene y que convierten al queso parmesano en uno de los quesos preferidos por los chefs de todo el planeta para elaborar deliciosas recetas.

Queso parmesano: origen

Queso parmesano Parmigiano Reggiano

El queso parmesano, conocido en Italia como Parmigiano-Reggiano, se identifica por su pasta dura y por estar hecho con leche de vaca, lo que lo dota de una gran singularidad, entre ellos su naturalidad. Este queso preparado con ese elemento básico, y por su proceso de preparación y largo tiempo de sanación, tiene un elevado contenido de calcio y es un complemento ideal en muchas dietas para pequeños, aparte de favorecer la creación de vegetación intestinal.

Para distinguirlo y comprobar que lo que adquirimos es realmente un queso parmesano, elaborado de acuerdo a su historia artesanal, el Parmigiano tiene el nombre grabado a fuego en su corteza, rodeado de muchos puntos cobrizos. Esta marca de origen es avalada con un nuevo control que se hace cada 12 meses y que acarrea la grabación en su corteza de un nuevo sello ovalado.

Todas estas características tan peculiares son las recogidas en su denominación de origen protegida que controla que todos los quesos Parmigiano-Reggiano cumplan con los requisitos precisos de calidad, que se elaboren de acuerdo a las técnicas artesanales que marca la tradición, y que sean de la zona comprendida entre Parma, Modena, Reggio Emilia y una parte de Bolonia. Además de esto deben cumplir con un periodo de curación mínimo de doce meses, si bien lo normal es que lleguen a venderse con 18 meses de curación, de modo que sus propiedades organolépticas se acentúan.

Hasta los dieciocho meses el queso parmesano presenta unos suaves olores florales que se acentúan desde los 22 meses, transformándose en olores especiados.

Maridar queso parmesano

De textura granulosa y sabor dulzón, aquellos quesos de entre 12 y dieciocho meses son ideales para picar en aperitivos acompañados de un buen vino blanco.

Si el sabor es más consistente, esto es, entre los dieciocho y 30 meses, el acompañamiento adecuado sería el vino tinto.

Sin embargo, podemos llegar a toparnos con quesos parmesanos que han sido curados durante 30 meses. En este caso, el sabor es muy pronunciado y es más seco, volviéndose casi arenisco. Es ideal para vinos crianza y puede tomarse con miel.

Queso parmesano: mejores recetas

El parmesano no acostumbra a ser el ingrediente primordial de ningún plato, sino suele ser el que acaba de darle un toque singular y perfecto.

Pasta con queso parmesano

Este queso se puede utilizar con multitud de sabores diferentes y con diferentes preparaciones. Todavía de esta forma, lo más usual es encontrarlo en polvo o rallado para acompañar un buen plato de pasta.

Sin ninguna duda, mi recomendación sería que comprarais una porción de queso y que lo ralléis vosotros mismos en casa, en el momento de servirlo. Veréis que el aroma y el sabor va a ser totalmente diferente que si lo compráis ya en una bolsa listo para espolvorear.

Crujientes de parmesano

Una receta que tiene como protagonista incontrovertible al parmesano son los crujientes de queso que podéis hacer en casa.

  • Sólo tenéis que poner a precalentar el horno a 200º.
  • Rallar el queso pero que quede en láminas, no en polvo. Colocadlo en pequeñas montañas y dadle la forma que queráis.
  • Podéis ponerle un  palillo si deseáis un formato de piruleta o bien dejadlo tal cual.
  • Lo metéis al horno hasta que veáis que está dorado y lo retiráis.
  • Esto puede ser un piscolabis de queso parmesano o lo podéis usar como un toque de decoración y sabor para alguno de vuestros platos.

Gratinar con parmesano

Otro de los usos más frecuentes del queso parmesano es emplearlo para dorar algún ingrediente. No importa si son verduras, carnes o pescados, el parmesano es una de las mejores opciones para agregarlo sobre cualquier comestible o salsa, meterlo en el grill y dejar que adquiera una capa restallante y deliciosa.

Un sólo ingrediente, como es este queso parmesano, puede mudar todo el sabor y aspecto de un plato.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

En esta web de cocina encontraras de todo sobre cenas sanas para san valentin