Cocinando Sangría casera, receta fácil

Cena rapida de Sangría casera, receta fácil ¡Facilísimo!.


La sangría es una bebida habitual de España que se acostumbra a preparar en verano. Una bebida refrescante y afrutada muy simple de preparar en casa, con un sabor dulce y que se puede personalizar a los gustos de cada uno de ellos.

Tal y como pasa con casi todas las recetas, siempre y en toda circunstancia hay multitud de formas diferentes de hacerlo. Vais a encontraros recetas de sangría casera donde se usan otras frutas, donde se agrega más alcohol (como un chorrito de vermú) o el azúcar se cambia por un chorrito de vino dulce tipo moscatel.

A su vez, también es frecuente localizar sangría con vino blanco e inclusive cava. Es decir, podéis preparar una sangría con aproximadamente graduación de alcohol y de diferentes colores, mas la base siempre y en toda circunstancia será la misma, vino y frutas.

Un dato esencial, tiene que prepararse con unas horas de antelación al momento de ser servida a fin de que el vino coja los sabores de la fruta – unas dos horas ya antes – pero hay que tener cuidado para que las frutas no fermenten.

Receta de sangría casera: Ingredientes

  • 1 botella de vino tinto joven
  • 2 plátanos
  • 2 melocotones
  • 2 naranjas
  • 2 cucharadas colmadas de azúcar
  • GaSeosa
  • 1 manzana
  • 1 limón
  • 1 canela en rama

Receta de sangría casera: Preparación

La recomendación habitual para hacer una sangría casera es emplear un vino joven, por lo que no te hace falta usar un vino muy, muy caro pero, a poder ser, elige también un vino mejor que el de cartón.

Pela todas las frutas a excepción del limón, córtalas en dados o bien rodajas y las añades a una jarra. Nosotros lo hemos metido todo en una cacerola por las dimensiones de la sangría.

Exprime un limón, la otra naranja la reservas entera. Echa el zumo a la mezcla de frutas.

Abre la botella de vino y echa sobre las frutas todo el contenido. Incorpora asimismo la rama de canela.

En un vasito de agua templada o bien caliente disuelves las dos cucharadas de azúcar. La razón de hacerlo en agua es porque resulta más complejo disolver el azúcar en líquidos fríos, por lo que hacerlo directamente sobre el vino no va a funcionar. Lo añades asimismo al vino.

Lo hemos dejado macerar dos horas aproximadamente, no más.

Lo pasamos a una jarra y agregamos un vaso o dos de gaSeosa (esto va al gusto, puedes no echarlo), añadimos también la naranja cortada en rodajas gruesas y los hielos.

Sólo queda servir y gozar.

Otras recetas de bebidas que pueden interesarte:

En esta web de cocina encontraras de todo sobre comidas saludables para niños