Plato de Ajoblanco malagueño

Saludable Ajoblanco malagueño ¡Facilísimo!.


La sopa fría blanca más conocida en Málaga, y de manera especial, en la Axarquía: el ajoblanco. En esta receta, nos tomamos la Axarquía: empezando por la almendra y siguiendo por nuestro maravilloso oro líquido que es nuestro aceite de oliva virgen extra. Ingredientes sencillos, con todo el #SaboraMalaga y que seguro que tenemos en nuestro fondo de despensa, pero que si son de calidad, hacen un plato excepcional.  De semejante importancia y arraigo popular es el ajoblanco en la Axarquía malagueña, que en Almárchar en pleno corazón interior de la Axarquía, hacen su homenaje anual a esta rica sopa fría el 1º sábado de Septiembre. Si tenéis oportunidad, no perderos esta celebración. Además de degustar esta muy, muy rica bebida, os encontrareis con un pueblo blanco, de origen árabe, hermoso, con unas vistas fantásticas y unos vecinos que abren sus casas y sus brazos a todo el que llega, haciendo que absolutamente nadie se sienta extraño. En este link  de la web Axarquía Costa del Sol, podeis tener más información sobre esta joya de la Axarquía.

 Es costumbre de acompañarlos con uvas  moscatel. Asimismo con dados de manzana ácida, para hacer el contraste. Últimamente asimismo se está acompañado de dados de melón. Todo ello siempre y en toda circunstancia bien frío. Se puede hacer más líquido y se toma en vaso con hielo, que es la manera más habitual. Asimismo es muy habitual hacer la masa del ajoblanco (almendras, ajo, aceite y un poco de vinagre) y dejarlo para acompañar de pan tostado, como canapé y untado como si fuera mantequilla. Yo en esta ocasión, como aún no hay uvas moscatel, lo acompaño de pasas de El Borge. Pueblo vecino a Almárchar, y donde podemos encontrar estas pasas moscatel, tan ricas y nutritivas, con todo el #SaboraMalaga

Para los alérgicos a la almendra, se vende una harina de habas, que nos sirve para hacer el ajoblanco de habas (por la harina que lleva). No da exactamente el mismo sabor como es lógico, sobre todo, si utilizamos la rica almendra de la Axarquía, pero para quien sufre alergia a este fruto seco, es buena opción alternativa. En los envases de esta harina, te aconsejan la mejor proporción para preparar el ajoblanco. Pero de todas y cada una maneras, siempre y en toda circunstancia tenemos en nuestra mano, el darle nuestro toque y agregar aproximadamente harina de haba, como pasa con los ajos o con el vinagre: cada uno de ellos le da el punto que le gusta.

Y por último, solo incorporar que esta receta tan habitual y tradicional, al que cada uno le da su “toque” (como tantas recetas populares), las podéis tener recogida en el libro de recetas tradicionales de La Asociación Jazmines de la Axarquía. Mujeres que luchan por el hecho de que las recetas tradicionales “y de siempre” perduren de generación en generación y no se pierdan. He aquí un pequeño homenaje a estas mujeres, desde este humilde rincón de Internet.

 Me dejo de rollos y vamos al lío: a preparar ajoblanco bien fresquito y rico.

– 100grs de almendras peladas.

– 1 vaso (de los de agua) de aceite de virgen extra.

– 1/4 de vaso (de los de agua) de vinagre de vino de calidad.

– Agua (aprox. 1 litro) y sal.

– Para acompañar: pasas moscatel, uvas moscatel, manzana a dados, melón…

– En una jarra extensa, ponemos las almendras peladas y los ajos pelados, sin el germen. Regamos con el aceite de oliva virgen extra, el vinagre y la sal.

– Batimos bien todo hasta obtener una masa fina. Podemos añadir un poco de agua a fin de que el picado, nos resulte más simple.

– Yo bato todo esto en una jarra de 1 litro de capacidad. Queda una sopa un poco concentrada. La pongo a enfriar mínimo de 2h, si bien me gusta más de un día para otro.

– Al descansar en frío, es lógico que la base de la jarra se nos quede más transparente y la superior, más espesa. Podemos remover bien con una cuchara, o regresar a meter la batidora para que vuelva a ligarse todo.

– Me agrada servirlas en vasos anchos con un buen trozo de hielo. De esta forma se sostiene frío y el hielo, le dará el punto de agua que precisa al estar más concentrada. ¡¡Buen provecho!!

 

Un rico plato de esta sabrosa sopa fría,

acompañado por su tradicional racimo de uvas moscatel de Málaga.

 

33