Plato de Albóndigas de merluza y gambas

Saludable Albóndigas de merluza y gambas facil.


Nuestros mayores deben comer pescado varias veces a las semana, mas muchas veces se muestran reacios o bien les molesta hallar espinas. O bien, sencillamente, a nosotros nos inquieta que se atraganten con una de ellas. Para eso, la fórmula de las albóndigas es muy eficaz pues son fáciles de comer, podemos introducir aquello que menos les guste y podemos combinarlo con otros productos y con una salsa muy sabrosa y deseable. Por todo eso, las albóndigas son ideales para conseguir que coman pescado. Esta vez hemos escogido merluza mas asimismo podemos usar pescado azul, tan importante en su dieta por el Omega-3. Asimismo, hemos optado por una salsa que refuerce el sabor del pescado mas si no les gusta se puede añadir un tanto de pimentón y dar un sabor parecido al suquet o bien tomate y suavizarlo. Las gambas agregan otro punto, ya que la merluza es poco gustosa. Hemos optado por recortar a cuchillo a fin de que no se haga una masa pero si lo que pretendemos es eludir los tropezones, es mejor utilizar la batidora.Albóndigas de merluza y gambas

Albóndigas de merluza y gambas

Author: 

Recipe type: Main

Cuisine: Spanish

Serves: 2

 

  • Para las albóndigas:
  • 200 gr. de merluza sin piel ni espinas
  • 74 gr. de gambas peladas
  • Pan rallado con ajo y peregil
  • 1 yema de huevo
  • sal y pimienta
  • harina
  • Para la salsa
  • 1 cebolla
  • 1 cola de vino blanco
  • medio litro de fumet
  • aceite de oliva
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ajo
  1. Con las espinas y cabezas del pescado hacemos un fumet o empleamos una pastilla de caldo de pescado concentrado.
  2. Cortamos a cuchillo el pescado y las gambas aunque hay que hacerlo en pedazos pequeñísimos. Es mejor que la picadora para evitar que se haga una masa y para comprobar que no hay espinas.
  3. Añadimos la yema y un tanto de pan rallado (al gusto) y formamos las albóndigas. Las pasamos por harina.
  4. Ponemos un poco de aceite a calentar para freír las albóndigas.
  5. Mientras tanto, cortamos la cebolla en juliana.
  6. Ponemos a calentar el fumet.
  7. Reservamos las albóndigas y freímos en exactamente el mismo aceite la cebolla.
  8. Añadimos el ajo al que le vamos a haber quitado la piel y el corazón.
  9. Ponemos el vino y dejamos que evapore.
  10. Añadimos el caldo, la hoja de laurel y las albóndigas.
  11. Dejamos que reduzca, una media hora.

3.2.1310

 

Guardar

Guardar