Plato de Butter chicken, un curry hindú

Preparando Butter chicken, un curry hindú para cena.


El butter chicken es una de las recetas más clásicas de un país tan grande y tan rico culinariamente como es la India. Famosos por sus currys, el día de hoy os traigo la receta de uno de los más suaves y cremosos que yo he probado de su larga lista. Es típico de la zona de Punyab y normalmente se hace con pollo aunque salsas similares las encontraréis con langostinos o bien cordero por poner un ejemplo.

El secreto de un buen curry es que la salsa quede bien aromatizada, cremosa tirando a densa, y el pollo jugoso; encontrarse piezas de pollo seco puede ser lo menos agradable.

Butter chicken

Este plato generalmente se come acompañado de arroz pero asimismo de ciertos fantásticos panes que los indios efectúan en unos hornos llamados tandoori, el naan, el chapati, el roti, el lavash… completamente deliciosos.

Hoy os traigo esta receta por el hecho de que la semana pasada estuve impartiendo unas masterclass para Ikea dentro del centro comercial Río Shopping de Valladolid y la gente que cocinó conmigo estaba interesadísima en no perderse ningún paso y poder tener la receta bien escrita y detallada; me dijeron que les encantó conque espero que fuera verdad y que disfrutéis todos de hacer este delicioso butter chicken en casa.

Butter chicken, un curry hindú

  • Para el marinado del pollo:
  • 450gr de pechuga de pollo
  • Zumo de medio limón
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de curry
  • ¼ cucharadita de canela
  • ¼ cucharadita de ajo
  • Para la salsa:
  • 2 dientes de ajo
  • 2 chalotas
  • 1cm de jengibre fresco pelado
  • 30gr de mantequilla
  • 1 cucharada de curry (mejor si hacéis un curry casero mezclando: cadamomo verde, canela, clavo, semillas de cilantro, semillas de fenogreco, pimienta negra, comino, nuez moscada y chile picante)
  • 200gr de tomate triturado
  • 40gr de almendra en polvo
  • 30gr de azúcar moreno
  • sal
  • pimienta negra
  • pimentón dulce
  • 100ml de crema agria o bien nata
  • Arroz basmati para acompañar
  1. Mezclar los ingredientes del marinado del pollo, adecentar las pechugas, cortarlas en cuadrados de 2x2cm y meterlas en el marinado mezclándolo todo bien. Lo tapamos con film y lo ideal es dejarlo toda la noche en el frigorífico y, sino, al menos media hora.
  2. Lo primero que haremos será saltear el pollo a fuego fuerte a fin de que se dore por fuera en un wok o sartén grande. Cuando esté listo lo reservamos en el mismo bol donde lo habíamos marinado.
  3. Por otro lado hacemos la salsa en el mismo wok o sartén sofriendo en una sartén con la mantequilla y aceite el ajo y el jengibre. Cuando comience a dorarse agregamos la chalota muy picada y lo dejamos pochar a fuego suave.
  4. Cuando la chalota esté lista añadimos las especias, le damos una vuelta y acto seguido incorporamos el tomate. Ponemos el fuego al mínimo y dejamos que se cocine durante 20-30 minutos. Ponemos al punto de condimentas, agregamos azúcar y acabamos con la almendra molida y con la nata.
  5. Por último devolvemos el pollo a la salsa, dejamos que rompa a hervir ligeramente y servimos acompañado de arroz basmati.

3.2.1310