Plato de Calabacín relleno de salchichas frescas

Preparando Calabacín relleno de salchichas frescas para principiantes.


Estamos de vuelta, septiembre llegó como un lunes lluvioso. Qué veloz ha pasado el verano, demasiado para mi gusto. Con lo que aquí volvemos a estar con recetas, ideas y recomendaciones. El día de hoy os traigo una idea muy entretenida para todos y cada uno de los de la casa, económica y sabrosa, qué más se le puede solicitar a una receta? que te la haga alguien y te limpie la cocina, imagino. Cuando mi pequeña, que ha empezado tercero, salga hoy del cole me ha pedido que le haga esto para comer. Es buena manera de comer verdura, de hacer platos diferentes para que los niños no se aburran y de tener claro que esta receta lo tiene todo a fin de que sea un plato único. Proteína y  verdura en un mismo plato, acompañado de un pedazo de pan (hidratos) y de postre una pieza de fruta. Un menú completo, equilibrado y sabroso.

calabacines rellenos

Ingredientes (4 personas).

4 calabacines pequeños o bien 2 grandes

6/8 salchichas frescas de pollo

1 cebolla mediana

1 pimiento verde

1/2 bandeja de setas

Salsa de tomate casera

*bechamel: leche, harina, mantequilla, aceite de oliva y sal

Queso rallado (opcional)

Sal

Cómo se prepara.

Empezaremos poniendo el horno a calentar a 200 grados con calor arriba y abajo. Limpiaremos los calabacines y los cortaremos a la mitad. Con un sacabolas vamos a vaciar los calabacines, los pondremos en una bandeja capaz para el horno con un poco de sal y un chorrito de aceite de oliva, los hornearemos a lo largo de unos 10/15 minutos.

Mientras picaremos la cebolla, el pimiento, las bolas de calabacín, las setas y las rehogaremos en una sartén. Cuando comiencen a dorarse agregaremos el relleno de las salchichas y dos o tres cucharas soperas de salsa de tomate.

Por otro lado vamos a preparar una *bechamel ligera, añadiremos un par de cucharas soperas de besamel al relleno. Vamos a sacar los calabacines del horno y los rellenaremos, vamos a poner un poco de bechamel encima de cada calabacín y un tanto de queso rallado. Hornearemos a 220 grados con el gratinador unos 15 minutos.

* Para la bechamel utilizaremos 3 cuchases soperas de harina por medio litro de leche. Pondremos dos cucharas de mantequilla y un chorrito de aceite de oliva virgen en un cazo, rehogaremos la harina y ahora agregaremos la leche. Removeremos hasta que espese, rectificaremos de sal y cocinaremos sin dejar de remover cuando menos unos veinte minutos para cocinar bien la harina. Se le puede agregar asimismo un tanto de nuez moscada al gusto.

¡Buen provecho!  On egin!