Plato de Coliflor con bechamel de aceitunas

Preparando Coliflor con bechamel de aceitunas sin complicaciones.



Creo que no hay piscolabis más renombrado y más querido que la típica tapa de aceitunas que tomamos en torno a todo el Mediterráneo acompañadas por un refresco, un vermut o una cervecita. ¿A quién no le gustan unas buenas olivas para ir picoteando ya antes de entrar en faena? De cualquier variedad y color, mis #aceitunas favoritas he de reconocer que son las gordal – esas verdes grandotas llenas de sabor – o bien las kalamata – las pequeñitas de color morado – mas cualquier tipo me vale para compartirlas entre amigos y pasar un buen rato charlando. En casa siempre y en toda circunstancia tenemos un surtido para esos momentos del domingo ya antes de la comida o para cuando tenemos visita o bien vamos a ver un partido de fútbol y si bien generalmente las tomamos sin más ni más muchas veces asimismo las utilizo para algunas recetas o bien para preparar tapas más elaboradas.

“Las aceitunas son súper versátiles aparte de saludable, de ahí que integrarlas en recetas como esta coliflor o el emparedado de queso y cecina son un acierto seguro”.

Emparedado de mousse de queso, cecina y aceitunas

Emparedado de mousse de queso, cecina y aceitunas

Las aceitunas son indudablemente las reinas de las tapas y es por ello por lo que hoy os traigo dos recetas diferentes para disfrutarlas en platillos un tanto más elaborados. La primera opción de la que os voy a hablar es un sencillo emparedado de mousse de queso, cecina y aceituna que elaboro con pan de semillas y centeno cortado muy finito y luego tostado y que procedo a rellenar con una suave mousse de queso, miel, lonchas de cecina, rodajas de aceitunas negras y que termino por encima con un poco de salsa brava, alioli, otras rodajas de aceituna y un tanto de cilantro. Como vais a ver es una idea a partir de cosas que se tienen en la nevera o bien en la despensa y que en un periquete resuelven una tapa la mar de original y rica.

Coliflor aceitunas

Pero yendo un paso más allá, me agrada disfrutar de cazuelitas como tapas para comer con cuchase o con un tenedor pequeñito y para eso un plato tradicional de las casas de toda la vida lo he reconvertido usando #AceitunasdeEspaña y he descubierto que le da un toque especial. Es la coliflor con bechamel de aceitunas gratinada con queso y que en la boca resulta muy, muy cremosa y con ese toque de la aceituna negra tan rico que lo hace plenamente diferente a como lo recordaba de pequeña, y casi adictivo. Además, es una receta perfecta para meterla en un tupper, coger el mantel a cuadros e irse de picnic a gozar los días de primavera con el sol en el cielo que ya estamos comenzando a tener, ¿verdad??

 

Coliflor con bechamel de aceitunas

  • 1 coliflor
  • 100gr de mantequilla
  • 80gr de harina
  • 1 litro de leche entera
  • 1 bote de aceitunas negras sin hueso
  • PImienta negra
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Queso para fundir
  1. En agua hirviendo con sal cocer la coliflor cortada en flores a lo largo de quince minutos o hasta que al pincharla con un cuchillo esté tierna. Escurrir y pasar por agua fría para cortar la cocción.
  2. Por otra parte elaborar una besamel derritiendo la mantequilla y salteando las aceitunas negras picadas durante veinte segundos, incorporar la harina y con la ayuda de unas varillas dejar cocinar a lo largo de dos-tres minutos a fin de que pierda el sabor a crudo. Agregar la leche caliente y continuar con las varillas hasta el momento en que la bechamel adquiera la densidad deseada, corregir de sal, pimienta y agregar un pellizco de nuez moscada.
  3. En una fuente capaz para horno colocar la coliflor y bañarla con la bechamel de aceitunas. Acabar con queso rallado capaz para fundir y hornear con el grill durante cinco minutos hasta que se caramelice tenuemente. Para presentar nuestra cazuelita en versión tapa coronar con un poco de aceitunas picadas por encima.

3.2.1310