Plato de Diez restaurantes asiáticos para todos los gustos (y bolsillos)

Cena rapida de Diez restaurantes asiáticos para todos los gustos (y bolsillos) de forma rapida.


Asia es tan sumamente grande que en este artículo podría incluir restaurants rusos, turcos, vietnamitas y filipinos. Pero no, no voy a seleccionar uno de cada país sino que voy a recorrer algunos de mis preferidos y, sobretodo, los que he visitado más recientemente y puedo aconsejar con los ojos cerrados. No hay clasificación ni orden, sencillamente una lista de restoranes asiáticos – algunos puristas y otros más de fusión – en la que encontraréis direcciones para ocasiones muy diversas: desde una cena romántica hasta una comida de negocios o una noche desenfadada con amigos. No os atemoricéis porque vamos a recorrer desde el restaurant chino suntuoso hasta las profundidades de Usera y a lo largo del viaje mencionaremos platos como el bulgogi koreano, los takoyaki japoneses, el pato laqueado chino mas asimismo las patas de pollo al vapor, las samosas indias y otras muchas recetas que son una auténtica delicia.

Como en todas las listas, en esta faltan muchos nombres que podría recomendar – y mucho – pero que hace más tiempo que no visito conque por el momento con estas diez referencias vamos a aprovechar para profundidzar en los aromas del wok, de las cocciones al vapor, de la salsa de soja, de las condimentas intensas, de la supremacía de los vegetales y de los frutos secos.

¿viajamos? 

Bogavante con salsa de jengibre y aguacate - The One

Bogavante con salsa de jengibre y aguacate – The One

The One (Calle de Lagasca, ochenta y uno – noventa y uno 575 cuarenta y uno treinta)

Nuestra primera parada la haremos en la ciudad de Hong Kong. El muy nuevo The One, un restaurant chino-hongkonés elegante y sobrio del Barrio de Salamanca, ha llegado a la capital para traernos por vez primera la cocina asiático-occidentalizada de la que fue colonia británica. Dave Cheng y Xiang Xu tratan con el mejor producto español incorporándolo a sus recetas inmediatas para las que todo se hace al momento y donde todas la salsas y aderezos son 100 por cien caseros. De los platos que más me gustaron, todos on-line sutil y tremendamente cuidada, resaltan las berenjenas con sardina ahumada, los berberechos con judía negra o su distinguida lubina al vapor con salsa de soja y jengibre. Existen 2 menús degustación además de la carta, cuyo costo medio fluctúa entre los treinta y cinco-cincuenta€

Perdidos en Korea-Town: lasaña de cangrejo real, manzana verde y cremoso de leche de oveja y kimchi - Hattori Hanzo

Perdidos en Korea-Town: lasaña de cangrejo real, manzana verde y mantecoso de leche de oveja y kimchi – Hattori Hanzo

Hattori Hanzo (Calle Mesonero Romanos, 17 – seiscientos seis veintiocho veintiseis ocho)

Borja Gracia – el autor de Hattori Hanzo – decidió traer hasta la capital de España esta izakaya (tasca, en japonés) buscando regalarle al público de la capital una experiencia nipona lo más genuina posible. Desde el momento en que abrió, la cocina de Hattori ha ido evolucionando pero siempre y en todo momento ha seguido leal a su espíritu callejero trayendo a nuestras mesas ingredientes como las flores de cerezo, el shiso o bien el kiname para elaborar recetas tan exquisitas como sus ortodoxos takoyaki (bolas de pulpo con dos salsas y katsobushi), su clásico okonomiyaki (la tortilla japonesa) pero asimismo las novedosas y riquísimas vieiras de Hokkaido curadas en alga y gratinadas con mentaiko o bien la lasaña de cangrejo real, manzana verde y cremoso de leche de oveja con arroz inflado. Una propuesta entretenida, informal e ideal para compartir por un costo medio de treinta€.

Curry frío de vieiras - Nakeima

Curry frío de vieiras – Nakeima

Nakeima (Calle de Meléndez Valdés, cincuenta y cuatro – 620 70 noventa y tres 99)

Esta pequeña barra canalla y oscura en los alrededores de Moncloa lleva ya unos cuantos años sonando fuerte y no sólo por su extraño sistema para conseguir mesa (hay que hacer cola media hora ya antes de su apertura para apuntarse en una lista). En Nakeima se come realmente bien y además de esto es muy entretenido, eso es de este modo. Si bien nació como un “dumpling bar”, la evolución de estos chicos cara una cocina con poco a poco más producto y más creativa es más que evidente. Sus baos y sus dim sum (la última vez probé uno de almejas que era una insensatez) son siempre y en toda circunstancia fantásticos mas también lo son otros bocados como el genial emparedado de tortilla, el muy, muy bueno pichón madurado con shimeji o bien el pato con remolacha y shisho. Desde cuarenta€…¡hasta lo que te de la gana!

Dim Sum Variados - Tse Yang Villamagna

Dim Sum Variados – Tse Yang Villamagna

Tse Yang (PaSeo de la Castellana, veintidos – Hotel Villamagna – noventa y uno cuatrocientos treinta y uno dieciocho ochenta y ocho)

Ubicado en el lujoso Hotel Villamagna, el Tse Yang fue tal vez el primer chino de nivel que tuvimos en la capital española. Tras 20 años en primera fila, este verano ha sido tenuemente rehabilitado para seguir ofreciendo a su fiel clientela esa extensa carta en la que se hallan los platos chinos más tradicionales haciendo singular hincapié en su selección de dim sum caseros o el pato laqueado, los hits de la casa. El servicio, formidablemente profesional, terminará en la sala muchas preparaciones y orientará al cliente del servicio entre sus buenos rollitos (de primavera y otoño) y otros jugosos platos como el tiernísimo solomillo en salsa de vinagre de arroz. Tiene, además de la carta (precio medio sesenta€), 4 menús que van desde los 42 hasta los 72€.

Surya Madrid

Surya Madrid

Surya (Calle Tudescos, 4 – noventa y uno 254 53 06)

Tras su éxito en Barna, Surya ha abierto un presumido local de tres plantas (con espacio para cócteles y vida nocturna en el sótano) donde ofrecen cocina india a costes súper asequibles. Butter chicken, samosas, pakkoras, dhal de lentejas, palak paneer… todas las especialidades de este enorme país, en el que se condimenta con alegría y donde si no tenemos cuidado podemos salir con la lengua ardiendo, las vamos a poder hallar en la variada carta de Surya; cuya cocina non-stop ofrece un buen feudo a esos que se les ha hecho tarde (o bien pronto, cada uno de ellos es como es). Atención singular a sus panes artesanales, esos naan sedosos que son prácticamente adictivos y que se elaboran en el horno tandoor, del que salen otros platillos saludables como las brochetas de pescado adobado. De postre, más naan, mas de nutella y plátano; para ser muy felices. Coste medio veinte€.

Dolsot bibimbap - Go Hyang Mat - Foto de Tragaldabas Profesionales

Dolsot bibimbap – Go Hyang Mat – Foto de Tragaldabas Profesionales

Go Hyang Mat (Calle del Divino Valles, 31 – noventa y uno 143 45 ochenta y uno)

No se esperen lujos sino una austeridad viejuna. En este restaurante koreano de la zona de Legazpi van a comer bien y económico, de batalla, embrollado, y disfrutarán. Cuidado con los picantes traicioneros del kimchi pero no dejen de probarlo del mismo modo que el Dolsot Bibimbap, una de sus especialidades, o bien las mandu, unas empanadillas a la plancha de buen relleno y rica masa similares a las gyozas niponas. Ciertos platos se terminan directamente frente al cliente del servicio sobre unos fueguillos de gas que le darán el último toque sobretodo a las carnes y, si se atreven, aprovechen para probar los fideos de batata o bien su tradicional huevo al vapor, no les va a dejar indiferentes. Coste medio quince euros (más lo que cueste poner la lavadora para meter toda la ropa con la que hayáis ido a comer).

Tallarines con carne y pepino - Chuan Shui Yao

Tallarines con carne y pepino – Chuan Shui Yao

Chuan Shui Yao (Calle de Ferroviarios, trece – noventa y uno 500 veintiocho 21)

En las profundidades del Usera más chino podréis hallar este cutrísimo restaurant con parrilla a la vista en el que hallaréis problemas para entenderos con sus camareros puesto que ciertos sólo charlan chino. Su carta, absolutamente en chino, tiene como especialidades las brochetas hechas a la parrilla (la de riñones de cordero y la de coliflor son exquisitas) y el hot pot, esa sopa que hierve entre los comensales y a la que se marchan agregando un sinfín de ingredientes a  elección del cliente del servicio. Además, entre los platos que yo he probado, resaltan su taro salteado (una especie de patata china), las berenjenas con carne o los tallarines caseros; mis favoritos los de carne y pepino, prácticamente fríos pero muy ricos. Costo medio 10-quince€. Sólo apto para valientes sin reglas ni prejuicios.

Gunkan de tartar de atún - Yoka Loka

Gunkan de tartar de atún – Yoka Loka

Yoka Loka (Mercado de Antón Martín, Calle de Santa Isabel, 5 – seiscientos diez sesenta veintisiete 22)

Si buscas sushi a costos mesurados es posible que este sea el mejor espacio de la capital de España para gozarlo. En los bajos del Mercado de Antón Martin, Yoka Loka cada vez cuenta con un lugar más protagonista y más frecuentado puesto que por 30 euros se puede comer razonablemente bien, sobretodo sus nigiri del día o bien sus gunkan, mas asimismo sus ramen caliente. El servicio es el que es, hay bebidas japonesas y alguna fórmula de singulares del día más o menos atinado. Una fórmula entretenida y anárquica para acerarse a esta vertiente nipona sin dejarse un riñón. En mi visita destacaron sobretodo el nigiri de dorada del día y el gunkan de tartar de atún.

Merluza Black Pepper - Kitchen 154

Merluza Black Pepper – Kitchen 154

Kitchen ciento cincuenta y cuatro (Calle Vallehermoso, treinta y seis – Mercado de Vallehermoso – 91138 99 noventa y cinco)

En otro mercado – esta vez el de Vallehermoso – los chicos de Kitchen ciento cincuenta y cuatro han triunfado por lo alto y es por eso por lo que terminan de abrir su segundo establecimiento, esta vez a pie de calle (Calle Ruiz). Por veinticinco euros de precio medio, en su carta se hallan platos asiáticos con recuerdos chinos pero sobretodo Tailandeses y Vietnamitas que se cocinan muchas veces a baja temperatura y altos niveles de picante. Imprescindibles son sus sedosas costillas pero asimismo la merluza black pepper con setas que probé en mi última visita o bien el delicioso curry de carrillera. Se puede reservar o ir a la aventura a comer en su barra o alguna de las mesas que ocupan los corredores de este bullicioso mercado en el que el entretenimiento está asegurada, y la comida rica sin pretensiones asimismo.