Plato de Sopa de ajo

Preparando Sopa de ajo de forma sencilla.


Hay días que, comprando siempre exactamente el mismo pan, semeja que nos sobra más de lo que adquirimos ¿os ha pasado? Puesto que os dejo una receta, asequible, tradicional, de esas que te llenan el estómago y confortan a partes iguales: sopa de ajo. Existen muchas versiones por toda la geografía de España, todas y cada una a cuál más sabrosa, honestamente. Antiguamente se hacía en cazuelas de barro, que le da un sabor único. Aunque hay cazuelas ya capaces para vitrocerámicas e inducción, a mí me tarda mucho en coger calor para que la sopa hierva. Con lo que la cocino en olla tradicional y sí me agrada servirla en cazuelas individuales, para recoger el origen de este plato.

Sin un buen caldo, es bastante difícil que esta sopa tenga el toque que tiene. Es muy simple tener un buen caldo de carne casero y, además, económico: solicitar a vuestro carnicero que os de huesos frescos (esqueletos de pollo, lomo de cerdo, huesos de ternera). Suelen tenerlo al deshuesar las piezas y son ideales para los caldos. Podemos agregar un hueso de jamón (no agregar sal al caldo en este caso, por la sal que pudiera soltar el jamón). Se ponen todos los huesos, en una olla bien cubiertos de agua. Agregar puerro, zanahorias, cebolla, apio, unos granos de pimienta y comino. En olla exprés tradicional, se puede poner 30mnts desde el instante en que la válvula suelta vapor. En una olla tradicional, va a tardar 1h más o menos. Colar el caldo, quitando toda la verdura y huesos, y ya tenemos un caldo de carne casero listo para utilizar.

Pues puesto que tenemos el caldo hecho, seguimos en la cocina para meter mano a esta rica sopa, y aprovechar el pan excedente.

Ingredientes para 6 personas aproximadamente:

– 2 litros de caldo casero de carne

– Pan duro que tengamos en casa. Lo idóneo es pan de pueblo, mas también se puede hacer con cualquier género de pan. Es una receta de aprovechamiento, conque el pan que acostumbremos a utilizar. Yo he utilizado dos barras que tenía ya duras en casa.

– Media cabeza de ajos

– 1 cucharadita (de postre) de carne de pimiento choricero (la encontráis de forma fácil envasada)

– 200grs de jamón serrano picado (sirven a la perfección los envases que hallamos con el jamón a dados)

– Aceite de oliva virgen extra, que, en esta ocasión, he utilizado de la pluralidad Manzanilla Aloreñas con el sello de calidad #SaboraMalaga

– 1 cebolla

Opcional: 1 huevo por persona

Preparación:

– Picar el pan en dado regulares y reservar.

– Mondar los dientes de ajos y laminarlos. Reservar.

– En una cazuela extensa, cubrir la base con aceite de oliva virgen extra y rehogar los ajos laminados, cuidando que no se quemen. Cuando estén tostados, agregar la cebolla, picada lo más fina posible, con un poco de sal (cuidado que después vamos a incorporar el caldo y los dados de jamón) y proseguir rehogando hasta que esté transparente.

– Incorporar el pan y rehogar todo. También se puede tostar el pan en el horno, en rebanadas finas, y cortarlo una vez torrado. Incorporar el jamón y la carne del pimiento choricero. Remover todo durante un minuto.

– Cubrir todo con el caldo de carne casero y dejar que hierva unos diez-quince minutos más o menos, a fuego suave, a fin de que se mezclen bien los sabores. Probar de sal y corregir si hiciese falta. Si la sopa quedase espesísima, se puede añadir más caldo o agua, pero siempre y en toda circunstancia caliente. Pasado este tiempo, estará lista para comer.

Opcional: podemos hacer esta sopa más completa, añadiendo 1 huevo por persona. Se puede agregar en el último minuto a la sopa, que con el calor que tiene, cuajará los huevos y van a quedar escalfados. Asimismo se puede freír los huevos en aceite de oliva, y añadir sobre cada plato. A mí me agrada ponerle unas gotas de aceite de oliva virgen extra encima del huevo.

Resumen del paso a paso de esta Sopa de Ajo

collage sopa de ajo