Receta de pollo rebozado con copos de maiz muy crujiente

Plato de Receta de pollo rebozado con copos de maiz muy crujiente ¡Facilísimo!.

Tipo de rebozados hay muchos y con los ingredientes pero variados, mas si desea que te queden muy restallantes, sin duda te invito a que emplees copos de maiz, así lograrás unos rebozados super restallantes y muy sabrosos.

En esta ocasión te recomiendo un pollo rebozado con este cereal que es una delicia, solo decirte que es muy fácil de hacer y que quede muy bueno.

Esta receta la puedes hacer con cualquier una parte del pollo, yo he elegido muslos ya que siempre y en todo momento quedan mucho mas jugosos, aunque puedes usar pechugas o el pollo entero y troceado, solo deberás tener en consideración que según lo grande que sean los trozos pueden tardar pero tiempo o bien menos en freírse.

Con respecto a los copos de maiz puedes utilizar cualquier marca, mas ten en cuenta que tienen que ser sin azúcar.

Ahora puedes ver el vídeo de como preparar esta pollo tan simple y bueno. Recuerda visitar mi canal de youtube y subscribirte para no perderte ninguna de mis recetas tradicionales.

INGREDIENTES

  • 8 Muslos de pollo (1 kilo aprox)
  • 100 g de harina de trigo
  • 3 Huevos
  • 100 g de copos de maiz
  • Sal y pimienta al gusto
  • Abundante aceite para freír

(4 Personas)

ELABORACIÓN

Echa los copos de maiz en una bolsa y los machacas un tanto.

Solo un poco para que el pollo quede bien rebozado.

Echa los copos en un plato.

Salpimenta al gusto los muslos de pollo.

Reboza el pollo en harina de trigo.

Ahora lo bañas en el huevo batido.

Finalmente lo rebozas bien el los copos de maiz.

Intenta que queden bien cubiertos por los copos.

Cuando lo tengas todos rebozados ya lo puedes freír.

Pon una sartén a fuego medio y echa abundante aceite para freír.

Cuando esté caliente vas poniendo el pollo rebozado a freír.

Fríelo unos 18 o 20 minutos, según lo grandes que sean los trozos.

Dale múltiples vueltas para que quede bien dorado por todas partes.

Cuando esté frito ya lo puedes sacar de la sartén y lo pones en una bandeja sobre papel absorbente.

Ya tienes listo el pollo para comer.